Jesucristo, el pan vivo, bajado, del cielo.

Jesucristo, el pan vivo, bajado, del cielo..

Y por tanto, Jesucristo, un pan, siempre inmortal, o un pan, completamente vivo, siempre (Nunca muerto, nunca corrupto, nunca agusanado).
Quien, se alimente, de ese pan, por tanto, vivirá, para siempre, no morirá, jamás (Se volverá inmortal), o bien, esa persona, se dedicará, a desaparecer, y a aparecer, en el cosmos, un número, ilimitado, de veces.

Javier Rubio Ortín

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


6 + cuatro =