La luna.

La luna.

Existe, si la piensa, alguna persona, al menos.
Y no existe, si no la piensa, ninguna, persona.

De manera, que, la luna, a veces, existe, y otras, muchas veces, pues, no existe.

Javier Rubio Ortín

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 − siete =