¡¡¡Personas endemoniadas!!!

¡¡¡Personas, endemoniadas!!!

Es decir, unas personas, sometidas, a la influencia, perniciosa, del interior tenebroso, del planeta tierra.
Y por tanto, toda, la obra de Dios, consiste, en exorcizar, a la vida humana.

Javier Rubio Ortín

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


ocho − 3 =