Un reactor nuclear.

Un reactor nuclear.

Existe, si ese, reactor nuclear, es, un conjunto, de unas ideas, más, o menos, felices, pensadas, por una persona, testigo, al menos.
Y no existe, ese, reactor nuclear, si ese, reactor nuclear, no lo piensa, ya, ninguna persona.
Es decir:
[Reactor nuclear] = [Ideas, más, o menos, felices] = [Elipses, rojas, y verdes, de diversas excentricidades] = […, F (g),…, F (b),..] = Unión (felicidad creciente) – Separación (felicidad decreciente) = [Funciones cíclicas]
Y por tanto, potencialmente, la vida, de un reactor, se puede unir, hasta, volverse, completamente saludable, y también, la vida, de ese reactor, se puede, separar, enfermarse, y morirse, explosionar, o convertirse, en fuego.
Es decir, cuando, la vida, de un reactor, es saludable, entonces, ese reactor, no genera, ningún, calor.
Pero, cuando, la vida, de ese reactor, se enferma, entonces, ese reactor, emite, calor, es decir, un calor, o fiebre, que se puede convertir, por ejemplo, en electricidad.
Y cuando, ese reactor, se muere, entonces, ese reactor, explosiona, todo él, convertido, en fuego.
Javier Rubio Ortín

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ cuatro = 5