Una persona, 100 % dormida.

Una persona, 100 % dormida.

Es, una persona, completamente viva, pero, tan dormida, tan dormida, tan dormida, que, ha dormido, enteramente, tanto, a sus pulmones, como, a su corazón, y por tanto, esa persona, no vive ya, en el mundo, sino, que, vive, en el cielo.
Pero, potencialmente, esa persona, al continuar, completamente viva, podría despertar, de nuevo, en el mundo, sin problema alguno, volviendo, por tanto, a respirar, de nuevo, y volviendo, por tanto, a latir, su corazón, de nuevo.
Aunque, lo normal, es que, esa persona, despierte, de nuevo, no en el mundo, sino, dentro, de un ovni, desapareciendo, por tanto, su cuerpo, del planeta tierra, sin dejar rastro, tras de sí.
Pues bien, todo esto, es, lo que, le ocurrió, a Jesucristo, tras su crucifixión, pero, como Jesucristo, ocultó, al mundo, su desaparición final, del planeta tierra, por tanto, Dios-Padre, llenó, el final, de la crucifixión de Jesucristo, de densas tinieblas, como señales, de desaprobación, a este hecho.

Javier Rubio Ortín

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


ocho − = 1