Una persona, obesa….

Una persona, obesa….

…Según, Jesucristo, sería, el profeta Elías, que restauraría, de nuevo, la ciencia, de la verdad, en el mundo.
Una ciencia, de la verdad, que trajo, Jesucristo, al mundo, hace dos mil años, que vuelve, libre, a ese mundo, en todo el cosmos, y que el mundo, la rechazó, enteramente, quedándose, por tanto, sin transmitir, hace dos mil años.
Según, Jesucristo:
Allí, donde, estuviera, una persona, obesa (Cuerpo)…
Allí, estaría, el profeta Elías, restaurando, la ciencia, de la verdad, de nuevo…
Allí, se juntarían, las personas, de gran vista.
Y allí, se juntarían, los buitres, o los enemigos, de este profeta, Elías.
Y allí, se anunciarían, las señales, milagrosas, en el sol, la luna, y los cielos nocturnos, precursoras, del final, del mundo.

Javier Rubio Ortín

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


dos × 2 =