¡¡¡Dios, le cura, todas, sus heridas, a Jesucristo!!!

¡¡¡Dios, le cura, todas, sus heridas, a Jesucristo!!!

¿Cómo?
Pues, haciendo, desaparecer, del mundo, a Jesucristo, 100 % dormido, en su sepultura, y posteriormente, haciendo aparecer, de nuevo, a Jesucristo, en ese mismo mundo, al tercer día, con todas, sus heridas, curadas.
¡¡¡De esta, manera, Dios, cura, a todas, las enfermedades, y de esta manera, Dios, rejuvenece, a los ancianos!!!

Javier Rubio Ortín

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× dos = 6