Los cambios, de una persona.

Los cambios, de una persona.

Si en el cómputo, general, descanso-fatiga, esa persona, tiende, a estar, fatigada, entonces, esa persona, tiende a volverse, más, y más, gaseosa, sufrir, muchas enfermedades, y envejecer.
Pero, si en el cómputo general, descanso-fatiga, esa persona, tiende, a estar, descansada, entonces, esa persona, se vuelve, cada vez, menos gaseosa, curarse, todas sus enfermedades, y volverse, inmortal.

Javier Rubio Ortín

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 − tres =