Le pido a mi Dios….

Le pido a mi Dios….

¡¡¡…El brujo!!!
Que varíe, de tal manera, a las ideas, más, o menos, felices, pensadas, por todas, las personas, que conocen, a mi persona, que, todo, el agua potable, de sus casas, muchas veces, se les transmute, en un vino, delicioso, que les sirva, de medicina, para curarse, todas, sus enfermedades.
Que, absolutamente, todas las personas, se salven, o desparezcan, del planeta tierra, mientras duermen, apaciblemente.

Javier Rubio Ortín

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 × = treinta dos